22 de junio de 2015

Sobre «Juego de tronos» (2011- )


«««««
El rey ha muerto, viva el rey
Juego de tronos (2011- )

Basada en la serie de novelas Canción de hielo y fuego (A Song of Ice and Fire, 1996-2011), del estadounidense George R. R. Martin, la serie televisiva Juego de tronos (Game of Thrones) cosecha una multitud de espectadores por sus historias bien tejidas, las actuaciones soberbias, sus escenarios espectaculares.
George R. R. Martin.

Las intrigas políticas gobiernan la trama de esta compleja fantasía medieval. Ya el título lo dice: hay una sucesión de guerras civiles por conseguir el poder. En las múltiples historias, transcurren cambios repentinos, muertes súbitas, escenas de violencia (dos pasajes tienen mutilaciones chocantes: un personaje pierde una mano y otro, el pene) y sexo (incesto, orgías, entrega de su virginidad por recuperar sus tierras). 
Otro asunto de interés es observar por ahí a una sacerdotisa con facultades visionarias, dragones, mamuts, gigantes y hombres de piedra, además de unos humanoides altos y demacrados llamados ‘caminantes blancos’. Asimismo edificaciones fastuosas, como castillos, palacios, un coliseo de lidia, una enorme estatua que emula al erigido en Rodas, una pirámide. El diseño de los trajes son a la vez peculiar.
El rey de los caminantes blancos.

Robert Baratheon gobierna Poniente, los Siete Reinos, cuando invita a su amigo Ned Stark para que sea su consejero principal, pero poco después el monarca fallece asesinado. Así, el cruel Joffrey asume el cargo. A Stark le costará literalmente la cabeza descubrir la verdadera paternidad del nuevo rey, además a sus familiares les aguardará la humillación y la crueldad.
Daenerys Targaryen, la bella hija de Aerys II, asesinado por Jaime Lannister, se prepara para recuperar para su familia el trono de hierro desde las cenizas. Avanza lentamente desde Essos. No es el único personaje que reclama el cetro, pues Stannis Baratheon, hermano del fallecido Robert, cree también que le corresponde el reino.
Daenerys Targaryen.

En esa trama enmarañada destacan cinco personajes: la mencionada Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) y Jon Nieve (Kit Harington), quien resguarda un muro helado de más de 200 metros de altitud en el norte de los Siete Reinos. A ellos hay que sumar a los tres hermanos Lannister: Cersei (Lena Headey), Jaime (Nikolaj Coster-Waldau) y, sobre todo, el astuto enano putañero Tyrion (Peter Dinklage, quien ofrece la mejor interpretación). Desde que este trío llega de Roca Casterly a Desembarco del Rey, la capital de los Siete Reinos, mueve sus hilos para conspirar, acusar, asesinar, adquirir más poder o simplemente sobrevivir. Los duelos verbales que protagonizan estos Lannister son antológicos. En un pasaje, Tyrion dice: «Ah, ¿a él también lo maté? He sido un hombre muy ocupado...».
Tyrion Lannister.

Si es necesario destacar algunos momentos memorables, hay que señalar la decapitación de Ned Stark (primera temporada, episodio 9); la batalla del Aguasnegras (segunda temporada, episodio 9); los crímenes durante la «boda roja», calificado por muchos como el episodio más impactante de la historia televisiva reciente (tercera temporada, episodio 9); el juicio a Tyrion Lannister, cuya suerte se decide en una pelea extraordinaria (cuarta temporada, episodio 8); el enfrentamiento en Casa Austera (quinta temporada, episodio 8); la batalla de los «bastardos» (sexta temporada, episodio 9).
Cersei Lannister.

Un antecedente histórico evidente de lo que sucede en Juego de tronos es la Guerra de las Dos Rosas (1455-1485), ocurrida en Inglaterra y que enfrentó a la Casa de Lancaster (nombre que remite a los Lannister) contra la Casa de York. A ello hay que anotar el influjo de El Señor de los Anillos (The Lord of the Rings, 1954-1955), novela de fantasía épica del británico J. R. R. Tolkien. Ya lo dice Tyrion en cierto momento: «Una mente necesita de los libros igual que una espada de una piedra de afilar». 
En resumen, George R. R. Martin ha creado un universo extraordinariamente coherente. Los productores de la serie, que hasta el momento lleva seis de ocho temporadas, han estado a la altura de las circunstancias.